Retardar Eyaculación

Mediante técnicas de autocontrol, respiración y relajación es posible lograr en un corto plazo retardar eyaculación. En nuestra cultura occidental todavía hoy en día se tiene una concepción errónea de lo que a sexualidad en pareja se refiere. Se tiene la falsa creencia, o por lo menos mucha gente lo cree, de que el orgasmo es a lo que hay que lograr sin tener en cuenta el proceso para llegar al mismo. Pero lo que muchos no saben es que retardando la eyaculación se podrá comprobar que existen grados de placer superiores a los conocidos y que los orgasmos pueden llegar a causar, cada vez mas, placer.

El tantra, es un método novedoso para la cultura occidental (en oriente es una practica ya milenaria). Este método ayuda notablemente a retardar eyaculación. El hombre para llegar al orgasmo, tiene que cumplir con ciertas etapas o procesos para poder alcanzar como fin ultimo un orgasmo, primero debe excitarse, luego lograr una erección, la penetración y finalizando en la eyaculación masculina. Una vez completado este proceso, el hombre ya no se siente con tantas energías y esta cansado, una vez culminado el orgasmo.

El Tantra propone como método extender cada uno de los momentos de la unión sexual, para que esta sea más placentera y el placer se prolongue por mucho más tiempo.

Esto ayuda a retardar eyaculación y una vez completado este juego previo, es importante adoptar posturas más cómodas y relajadas utilizando la imaginación. A medida que la excitación y el placer se vayan incrementando, hay que empezar a controlar la respiración y los músculos pélvicos de manera tal que no se produzca la eyaculación antes de tiempo. La ventaja de esta técnica, es que el placer va a irse incrementando a medida que se vayan implementando las técnicas de autocontrol. Una vez que estas técnicas ya estén adoptadas, es posible lograr tener relaciones sexuales de hasta cuatro horas y el nivel de placer llegara hasta el éxtasis máximo.

Es fundamental entrenar los músculos pélvicos para tener total dominio de esa zona y así lograr retardar la eyaculación. Contraer y dilatar la región anal también es un buen ejercicio para tener dominio y control sobre esa zona del cuerpo. Antes que se experimente la necesidad de eyacular, hay que retirar el pene de la vagina y aplicar una suave presión en el glande. Hay que respirar profundamente y relajarse. Es necesario que cada hombre aprenda a reconocer sus tiempos internos y se adelante al reflejo eyaculatorio para poder así frenarlo y retardarlo.